Justicia envía al Congreso como proyecto de ley la ponencia y las enmiendas ya consensuadas sobre los MASC para su aprobación

Tal y como avanzaron el secretario de Estado, Manuel Olmedo, y la secretaria general de Innovación y
Calidad en la Justicia, Sofía Puente, en el evento del Dia de la Mediación celebrado el pasado mes de enero en el Ministerio de Justicia, el Gobierno mantiene su apuesta por la mediación y el desarrollo de otros métodos de resolución alternativa de solución de conflictos (MASC).


El Consejo de Ministros aprobaba este mates el proyecto de Ley Orgánica, que contiene la implementación de los Métodos Alternativos de Solución de Conflictos (MASC), contemplados en la Ley de Eficiencia Digital, que decayó con motivo de las elecciones generales del pasado 23 de julio, y que viene a complementar los Reales Decreto-ley 5/2023 y 6/2023, de medidas urgentes en materia de eficiencia digital y procesal ya aprobados.


La idea desde Justicia es recuperar como Proyecto de Ley el informe de la ponencia y las enmiendas ya
consensuadas para enviarlas al Congreso y abrir otra tramitación parlamentaria.
Las previsiones
señalan que el texto final del bautizado ahora como Proyecto de Ley de Eficiencia para el Servicio Público de Justicia pueda estar aprobado antes de que acabe este 2024.


Fuentes del Ministerio explican a Economist & Jurist que la transformación del servicio público de Justicia
pasa por la iniciativa Justicia 2030 vertebrado por tres normas: la Ley de Eficiencia Procesal; la de Eficiencia Digital; y otra de Eficiencia Organizativa, que cambiará el modelo de Justicia al transformar los juzgados unipersonales en tribunales de instancia.


También se señala que este nuevo modelo de Justicia pasa por tres pilares, como son la transformación digital al servicio de reformas procesales, junto a un cambio del sistema de tradicional existente en cuanto a jueces y tribunales con los tribunales de instancia puede lograr a medio plano la transformación del modelo de justicia actual con estas reformas.


Desde este contexto, el objetivo es ambicioso, como es ir introduciendo un cambio cultural para
pasar del pleito al uso de estos métodos extrajudiciales para resolver determinados conflictos. En ese
escenario no se descarta desde Justicia desarrollar campañas de difusión entre los propios profesionales de la Justicia, con especial énfasis en los abogados, para que prescriban la mediación y los MASC, cuando la conozcan bien, y la propia ciudadanía que es quien debe reclamarla.


Para el propio Ministerio de Justicia se cree que la aprobación de este marco normativo que fomente
los métodos alternativos de controversia, va a generar en el ciudadano una doble satisfacción; el propio ciudadano va a participar de forma activa en ese acuerdo en un tiempo más razonable que en los
procedimientos judiciales. Con este texto normativo el elemento de procedibilidad obliga a intentarlo en la vía civil o mercantil, en dicho texto queda claro que el no acudir a ese escenario previo podría generar una condena en costas en el caso de perder el asunto.


Asociaciones de mediadores ya están preparados para asumir el cambio de cultura que se avecina a medio plazos. (Imagen: E&J)

Se recupera el texto inicial


Tanto la Ley de Eficiencia Organizativa como la Ley de Eficiencia Procesal entraron como proyectos de ley y ya contaban con informes de los órganos consultivos y estaba tan avanzada su tramitación parlamentaria que ya estaba avanzado su informe de ponencia que se aprobó en mayo del año pasado. Sin embargo, con la convocatoria electoral y la disolución de las Cortes se quedó sin aprobar.


En esta tesitura parte de la Ley de Eficiencia Digital y de la Procesal comprometían Fondos Europeos, con lo que tenían que aprobarse antes del 31 de diciembre del año pasado, de ahí que parte de esas reformas entrasen en el RD 5/2023, en cuanto a reformas de recurso de casación, y otra parte en el RD 6/2023, que es el grueso de la Ley de Eficiencia Digital y que contiene parte de la Ley de Eficiencia Procesal, como es la nueva regulación del recurso de apelación, acumulación de acciones o pleitos testigos entre otras cuestiones en los distintos órdenes jurisdiccionales.


En la actualidad, desde el propio Ministerio de Justicia, indican a E&J que está aprobado y tramitándose como proyecto de ley y en fase de enmiendas en el Congreso que ha concluido. Con lo cual, quedaba parte de la Ley de Eficiencia Procesal y toda la Ley de Eficiencia Organizativa que tiene que estar aprobada antes del 31 de diciembre del 2025 porque también hay Fondos Europeos comprometidos.


En esta situación, desde este Ministerio de Presidencia, Justicia y Relaciones con las Cortes lo que se ha hecho ha sido aunar lo que de esa Ley de Eficiencia Procesal y toda la Ley de Eficiencia Organizativa, y eso se ha refundido con las acciones de representación en una ley que se ha denominado Proyecto de Ley de Eficiencia para el Servicio Público de Justicia.


Al ir como Proyecto de Ley se parten de los textos iniciales de eficiencia procesal y eficiencia organizativa
que primero se presentaron en el Consejo de Ministros, donde se aprobó para mandarse al Congreso de los Diputados. No se pudo asumir las enmiendas ya pactadas porque eso hubiera generado tener que presentar un nuevo proyecto de ley con nuevos informes de los órganos consultivos, con lo cual no se llegaría a tiempo.


Desde Justicia indican a E&J que la decisión final fue presentar el proyecto original de ambas leyes antes citadas pero con el compromiso que todo aquello que estaba pactado con los grupos políticos, así como las enmiendas y sugerencias hechas por los órganos consultivos se incluían como enmiendas o autoenmiendas de este Ministerio.


Desde Justicia, Sofía Puente, en el centro de la imagen en un acto organizado por GEMME y MEDIAICAM,
ha revelado el interés del Ministerio para apoyar el desarrollo de los MASC y la propia mediación. (Imagen:E&J)

Tramitación parlamentaria

Desde esta perspectiva este Proyecto de Ley irá ahora al Congreso de los Diputados donde se publicará el
texto en el Boletín Oficial del Estado en una semana, aproximadamente, para abrirse un nuevo trámite de
enmiendas. Desde Justicia se van a presentar todas las que estaban ya aceptadas y asumidas por parte del informe de la ponencia. Ese texto se incorporará además de otras enmiendas que puedan incorporarse ahora de otros grupos.


Una vez que este texto esta en el Congreso de los Diputados se nos indica que no habrá audiencia pública, aunque como viene siendo habitual no se descarta que los partidos políticos recojan en sus enmiendas las inquietudes de asociaciones o colectivos relacionados con la mediación o los MASC.


El texto es el que ya se conoce, en el trabajaron inicialmente expertos como Agustín Azparren y Pascual
Ortuño
, donde se habla de la procedibilidad de acudir a estos métodos alternativos en vía civil y mercantil, descartándose la laboral y la concursal que tienen sus ámbitos específicos y se deja inicialmente fuera también el orden penal, aunque la exposición deja abierta la puerta a que las víctimas puedan obtener un servicio de justicia restaurativa. De hecho, ya había una enmienda sobre justicia restaurativa en este informe de ponencia que ahora se recupera.


Con esta iniciativa, lo que se pretende desde Justicia es ahorrar tiempo e impulsar la autentica voluntad del Ministerio de desarrollar estos medios alternativos de resolución de conflictos (MASC) por esta vía rápida, e incluir como enmiendas todas aquellas que ya estaban consensuadas por los partidos políticos que forman parte del informe de la ponencia.


Al hablar del MASC en ese texto que se va a mandar al Congreso, se incluyen figuras como la mediación, la conciliación y la figura del tercero neutral, que estaban inicialmente previstas. Los datos señalan que
llegan a los tribunales dos millones y medio de asuntos civiles y mercantiles al año. Sólo con que el 20% se arreglen en ese acuerdo previo que se decía en texto de la Ley de Eficiencia Procesal, podrían salir de los tribunales unos 500.000 asuntos, según las primeras estimaciones.


El Proyecto de Ley recupera el informe de la ponencia que partió de un texto inicial en el que expertos, como Agustín Azparren, primero por la derecha en este evento, colaboraron estrechamente. (Imagen: Cámara de Comercio de Valladolid)


Desde Justicia se ve con esperanza la aprobación de esta nueva norma antes de que acabe 2024 porque
se percibe un consenso entre los partidos políticos sobre la necesidad de aprobar esta iniciativa donde se ven necesarios la aprobación del nuevo modelo de Justicia con los tribunales de instancia y los métodos alternativos a la vía judicial, con la mediación a la cabeza. Sin embargo, no se oculta que la situación política que se vive es tensa.


A este respecto, informan a E&J que el anuncio dado por el secretario de Estado de Justicia, Manuel Olmedo, de impulsar la especialización judicial en familia en dichos tribunales de instancia se mantiene. Estas reivindicaciones se incorporaron en el trámite de enmiendas final y en el informe de la ponencia. Ahora se parte del texto inicial de hace un año, pero todas esas cuestiones que surgieron se incorporaran como autoenmiendas en el nuevo trámite de enmiendas que ahora se abra.


Otra cuestión que se valora mucho desde el propio Ministerio es que no se empieza de cero con la tramitación de los MASC y de la propia mediación, al aprovecharse el informe de la ponencia, las enmiendas aprobadas que Justicia incorporará como autoenmiendas en el texto que ahora se manda al Congreso de los Diputados para su tramitación final. El objetivo es lograr su aprobación antes de que acabe este año.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Translate »
Ir al contenido